Respetuosa con el Medio Ambiente

Copa Menstrual: Respetuosa con el Medio Ambiente

Muchas de nosotras hemos formado parte de las copas menstruales y no precisamente por la funcionalidad que estas nos ofrecen sino que también queremos ser parte de esas personas que quieren cooperar con el planeta tierra.

Pues es de admirar a todos los que crearon este producto para el higiene íntimo femenino porque la verdad es que son unos indudables genios ecologistas en acción; fíjate que desde el inicio tuvieron en mente respetar el medio ambiente con su biodiversidad en todos los puntos de vista.

Hasta nuestros días han evolucionado tanto sus ideales que los han  perfeccionado de una manera extraordinaria a favor del ambiente y especialmente para ti por el tiempo de vida útil que las copas menstruales nos garantizan.

¿Por qué? porque para iniciar, pensaron desde el tipo de material que iban utilizar para elaborarlas, es decir natural, reciclable o biocompatible y que no causara efectos secundarios como alergias o algún tipo de enfermedades que atenten contra tu salud vaginal. 

De igual manera analizaron previamente, si durante el tiempo que usas la copa menstrual impacta negativamente el ambiente generando residuos no biodegradables o tóxicos. Por tal motivo le atribuyeron la característica de “Reutilizable para mantener y respetar el ambiente y a su vez economizar tu dinero.

Y por último consideraron la opción del reciclaje, es decir si al desechar la copa menstrual se puede reconsiderar ese material para elaborar otros productos beneficiosos para ti.

En este sentido, comenzaré por explicarte sobre el tipo de material que utilizan para elaborarla y es que “todas son de grado médico” cabe mencionarlos, pues tienen características muy importantes que contribuyen “atesorar o querer el medio ambiente” que te rodea pero más aún contribuye al bienestar de la biodiversidad (todo ser vivo) por lo tanto su uso no los perjudica o degrada.

Por ejemplo; el látex natural sin compuestos químicos es considerado un material biodegradable, ecológico porque es natural  se obtiene de la savia del árbol Hevea o árbol del caucho, especialmente de su corteza.

Tanto así que las copas menstruales elaboradas con este material se degradan y durante este proceso no impactan el medio ambiente y sus ecosistemas de manera negativa debido a que la erosión lo minimiza en partículas más pequeñas hasta que desaparecen completamente ¿Increíble no?

También este tipo de látex tiene características muy particulares que lo definen porque es suave, elástico, resistente y elimina las bacterias porque no deja penetrar ni el aire ni la humedad. Pero tiene su excepción porque debes tener sumo cuidado ya que algunas chicas presentan reacciones alérgicas a las proteínas que contiene.

Otro material empleado para la elaboración de las copas menstruales es el plástico quirúrgico o TPE el cual es reciclable, se obtiene al mezclar  un caucho y un plástico,  también es llamado “Elastómeros termoplástico” y sus desechos se puede procesar por temperaturas para obtener cualquier producto ultrasensible.

De allí, que este tipo de material es muy utilizado en la fábrica de copas menstruales por sus propiedades, considerado por su elasticidad que facilita su moldeado convirtiéndola en un producto que podrá bien interactuar con tu cuerpo sin causar molestia alguna.

La silicona quirúrgica es un material que no es biodegradable ¡Es inerte! no desprende ni partículas ni sustancias toxicas que puedan perjudicar los organismos vivientes o el ambiente en general. Si por casualidad o irresponsabilidad de tu parte tiras una copa menstrual pasarán muchas décadas para que se descomponga en el suelo.

En fin; la materia prima natural que deriva el látex no está en proceso de extinción ni tampoco es una especie protegida y la elaboración de la silicona y plástico quirúrgico no generan contaminaciones ambientales o irradiaciones, lo que significa que estos procesos y transformaciones de la materia prima  no ocasionan daños ecológicos. 

Entonces, si quieres deshacerte de una copa que ya no te sirva porque cumplió ya su periodo de tiempo de vida útil para su uso, te recomiendo dirigirte al punto más cercano donde reciclen esos tipos de materiales y te aseguro que algún provecho le sacarán.

Las copa menstrual tienen la maravillosa característica  de ser  “Reutilizable” ¡son fantásticas! respetuosa con el medio ambiente ya que la puedes usar, lavar y volver usarla con toda tranquilidad cuantas veces quieras y no se te va a desgastar o diluir como un jabón.

Solo tendrás que cambiarla cuando cumpla con los años de uso para su vencimiento (10 a 15 años según la marca) o simplemente porque le hayas deformado su anatomía con altas temperaturas.

Este producto es tan ecológico que con su uso ya no desperdiciaras ni siquiera el líquido vital (el agua) y tampoco vas a generar residuos.

Es por ello que estudios han demostrado la notable reducción de los desperdicio de envoltorios plástico o material no biodegradable con el uso de la copa menstrual; tanto así que con este producto se produce 0,4 % de desechos de los que se pueden acumular con el uso de las toallas sanitarias durante un ciclo de menstrual y el 6 % de los que se pueden derivar con el uso de tampones durante diez años.

Claro está, que la estimación de estos porcentajes es considerada sin tomar en cuenta la calidad de los productos de las toallas sanitarias o tampones que puedes utilizar durante tu menstruación, ya que mientras menos calidad tenga estos productos para suplir la  necesidad de uso higiénico y protector mayor será la cantidad que vas utilizar derivando más cantidad de desperdicio.

Es por ello que te recomiendo firmemente aceptar este desafío, si aún no la tienes ¡Ya no esperes más! adquiere tu propia  copa menstrual para que cese la búsqueda continua que tienes por encontrar un producto de alta calidad, ecológico y económico.

En fin; lo que pienso de esto es que aparte de que respetarás el ambiente con muy pero muy  bajo impacto medioambiental, ahorrarás dinero en tu higiene íntima durante tus días de menstruación. Pues; en definitiva podrás economizar un 95% y 93% de lo que podrías gastar comprando respectivamente toallas higiénicas o tampones durante diez años.

Ir arriba